EL BUEN LÍDER

El Buen Líder

Un buen líder cuída de sus seguidores como un pastor cuída a sus ovejas.

Un líder logra que la gente lo siga por su propia voluntad porque saben que les llevará por el camino correcto.

Siempre hay provocaciones que hacen que algunas personas se pierdan o desvíen en el camino.

El líder, como el pastor, trabaja para guiarnos y conducirnos hacia el lugar correcto.

El camino muchas veces es difícil, y por eso algunos se desvían, sin embargo, con la guía del buen líder, cumpliendo su dirección saldremos adelante.

El líder, al igual que el buen pastor, conoce a sus seguidores, por lo que no es necesario aparentar nada ni tratar de engañarle.

Todos necesitamos alimentarnos, es por eso que un buen líder conduce a sus seguidores hacia donde puedan alimentarse para tener el ánimo y la fuerza para continuar. Este alimento no es solamente el necesario para nuestro organismo sino también para nuestra mente y nuestro espíritu.

Quien nos guía como buen pastor busca protegernos de las amenazas que existen en el camino, tanto las creadas por otros como las creadas por nosotros mismos.

En algunos casos nuestras propias actitudes y conductas son las que crean las amenazas que nos pueden dañar. Esto puede generarse debido a experiencias previas que nos han producido dolor físico o emocional. Por eso necesitamos que nos guien y nos protejan para poder sanarnos.

Si por cualquier razón hoy tienes miedo y sientes que todo está en tu contra, busca seguir a un líder que como buen pastor te conduzca por el camino correcto.

La búsqueda de lo que necesitas debe nacer en tu corazón para sentir la paz de saber que saldrás adelante.

El mejor líder y el buen pastor que puedes conseguir, es Dios. Cuando tienes Fe llenas los vacíos de tu espiritu y tu corazón y comienzas a perder el miedo porque tienes la certeza que Él te toma de la mano y te guia, alimenta y protege para que avances por el camino correcto porque te conoce con tus propias circunstancias.

Señor, hoy te doy gracias porque tú me guías, me alimentas y me proteges cada día, conociendo mis fortalezas y mis debilidades.

Que Dios nos bendiga a todos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.