vida-regalo

Nuestra vida es un regalo de Dios

Nuestra vida es un regalo de Dios. Nadie planificó su propio nacimiento sino que nació por decisión de otros.

Señor, te doy gracias por el don de la vida.

Este regalo debemos cuidarlo construyendo nuestra vida en forma responsable.

A su vez, si nos han dado la vida entonces debe ser para algo, y dar los frutos que se esperan de nosotros.

Dios nos ama y nos inspira a seguir el camino correcto. Nosotros somos libres de vivir nuestra vida como decidamos. Al mismo tiempo somos responsables de nuestras acciones.

En las decisiones de nuestra vida debemos tomar en cuenta que si Dios nos ama entonces nuestra vida tiene sentido. Por ende, podemos superar cualquier cosa para cumplir con nuestra misión hallando el propósito de nuestra vida.

Señor gracias por amarme.

El amor de Dios no tiene límites, es maravilloso.

Jesús entregó su vida por el amor a nosotros, luego de dar todo para enseñarnos y difundir su doctrina de bondad.

¿Cuánto hemos aprendido de este amor?

En nuestro diario vivir observamos cómo es tan fácil que el amor dure muy poco, y hasta se confunda con otras actitudes.

El amor es entrega, con actitudes sanas, dando todo lo que tenemos creyendo profundamente.

Creer no es decir sino hacer. No se cree solo con palabras sino con nuestras acciones.

Creer es apostarle al amor al prójimo y a nosotros mismos como lo hizo Jesús. Es apostarle al perdón y al servicio, es seguir su ejemplo.

Señor, ayúdanos a creer, con el ejemplo del profundo amor que nos has dado a través de Jesús.

Que Dios nos bendiga a todos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.