Camino-Fe

El Camino de la Fe

Todos tenemos necesidades físicas y emocionales. Aunque haya muchas dificultades, si tenemos Fe saldremos adelante.

Sin la Fe vivimos en la oscuridad. Al acercarnos a Dios podemos iluminar nuestra vida. Para esto debemos aprender a escuchar. Dios no necesariamente nos habla con palabras, sino con experiencias de vida que debemos aprender a interpretar.

Quien pide a Dios misericordia y orientación acerca del rumbo a tomar, con humildad y mucha fuerza, y escucha activamente, acercándose a Dios y sus obras, recibirá las respuestas que busca.

Hay que aprender a superar las dificultades en el camino hacia el Señor, porque serán muchas, ya que Dios nos quiere fuertes y nos pone pruebas que muchas veces no entendemos. Quien se mantiene firme en la Fe es capaz de superar todos los obstáculos y adversidades que se le presentan.

Debemos vencer nuestros miedos y llevar a la acción el reto que Dios nos propone para seguir su camino.

Muchas veces vivimos en una rutina que no nos deja seguir el camino de la Fe. No sabemos escuchar ni pedir. No queremos salir de nuestra zona de seguridad. Tenemos ceguera, no en los ojos, sino en nuestra mente y nuestro corazón. Dios nos reta a crecer y somos nosotros los que decidimos si queremos escuchar para ser discípulos o no.

Señor, tu sabes quiénes somos y qué nos pasa, y queremos suplicarte que nos ayudes con tu misericordia. Tú que eres grande y maravilloso puedes concedernos lo que te pedimos. Te alabaremos, te bendeciremos, y glorificaremos tu santo nombre. Para ti no hay nada imposible, sánanos, bendícenos, y glorifícate en nosotros. Amén.

Que Dios nos bendiga a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.