El Adviento

El Adviento

En tiempos de adviento debemos prepararnos para celebrar la llegada del hijo de Dios.

Tenemos la oportunidad de reflexionar para encontrar y escuchar a Dios desde nuestra intimidad. En espacios silenciosos, donde podamos estar concentrados para comunicarnos con Dios desde lo más profundo de nuestro corazón.

Podemos orar, meditar y cantar, para entrar en armonía con nuestro Señor. Podemos pedirle a Dios que nos llene del Espiritu Santo, y si lo hacemos con Fe y pureza, recibiremos su fuerza y majestad.

En estos momentos de tantas dificultades, necesitamos prepararnos y automotivarnos para encontrar nuevos caminos para el encuentro personal con Dios y su esperanza.

Quien trabaja, día a día, por labrar un nuevo camino, llega un momento en el que cada piedrita que se ha colocado en el mismo llega a unirse, y como por un milagro, todo se ilumina y se resuelve, permitiéndonos continuar por un nuevo sendero de mayor amor, contribución y prosperidad para quienes lo han labrado.

Crear un nuevo camino requiere de nuestro trabajo arduo, para no quedarnos en lo superficial, para no quedarnos en las ilusiones, sino para profundizar y llevar nuestras emociones a las acciones, venciendo las dudas y los miedos, con desapego, para avanzar firmemente con pleno convencimiento desde nuestro corazón y nuestra mente.

Cuando hayemos el nuevo camino, basándonos en lo dicho y nuestra Fe en Dios,  debemos tener confianza y lanzarnos por ese camino venciéndo la desesperanza y ese gran miedo al cambio que nos ha paralizado tantas veces.

El miedo siempre existirá, sin embargo, gracias a nuestras reflexiones previas, nos preparamos para avanzar con confianza y seguridad, controlando los riesgos, sabiendo que Dios está y estará junto a nosotros para agarrarnos de la mano, y protegernos cuando algo nos haga tropezar, para vencer esos obstáculos y seguir adelante con éxito y prosperidad.

Hoy pido al Señor para que cada uno de nosotros podamos aprovechar este tiempo de adviento, para lograr aclarar nuestro camino y recibamos la guia y bendición de Dios para recorrerlo.

Que Dios nos bendiga a to dos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.