emociones

Cómo Recuperar la Estabilidad Emocional

Cuando las personas tienen más problemas y son más vulnerables es cuando más nos necesitan.

La vida tiene giros inesperados que crean gran cofusión y que generan consecuencias para las cuales no estamos preparados.

Lo que nos sucede es producto de nuestras decisiones previas. Somos responsables de las consecuencias de nuestras acciones.

Aunque pensemos que el giro de nuestra vida es producto de factores externos, la forma como lo enfrentemos depende de nuestra actitud frente a dicha situación.

Los momentos difíciles de la vida impactan nuestra estabilidad emocional.

Cuando nos cambia la vida repentinamente, somos más vulnerables, por lo que nuestra reacción puede llevarnos a la tristeza al añorar el pasado, a la ansiedad al sentir una gran incertidumbre por nuestro futuro, y al miedo que puede hasta paralizarnos sin saber que hacer.

Bajo estas circunstancias difíciles necesitamos el apoyo y la misericordia de quienes nos rodean, no en forma de lástima y sobreprotección, sino como fuentes de generación de esperanza basada en el amor.

Quien cae en una inestabilidad emocional puede perder su autoestima, perder su norte sin saber hacia dónde debe continuar, y esto puede bloquear su existencia producto de un gran miedo que se apropia de su voluntad.

La cura para esta inestabilidad emocional podría requerir de una atención médica para restablecer el balance químico del cerebro por un tiempo, sin embargo, aunque esto sea necesario temporalmente, no es suficiente, porque tanto lo que dispara esta situación como lo que definitivamente la sana, es lo que tengamos en nuestros pensamientos y en nuestro corazón.

Para sanar la inestabilidad emocional necesitamos ver una luz de esperanza por el futuro, aceptando que el pasado ya pasó y que tenemos la oportunidad de vivir en forma diferente. Para ello hay que rescatar de nuestro interior lo que nos gustaría y reanimaría a dar algunos pasos hacia adelante en nuestra vida. Esto, en principio, puede parecer muy difícil, sin embargo, cuando nuestro duelo por lo perdido comienza a disminuirse, es el momento para redefinirnos y renacer.

Para tener esperanza es necesario crearse algunos objetivos a cumplir, comenzando por los más sencillos hasta poder realizar los que requieren mayor esfuerzo. El tamaño de este esfuerzo variará de acuerdo a la actitud que asumamos. Por esto, los primeros objetivos deben ser sencillos, pero bonitos, es decir, que nos permitan hacer algo que nos comience a gustar.

Si avanzamos de esta forma podremos sentir de nuevo el entusiasmo y la pasión por la vida, y de esa manera comenzaremos a sanar definitivamente nuestra inestabilidad emocional.

La esperanza genera entusiasmo y pasión, esto nos hace ir a la acción, saliendo de nuestra trinchera emocional.

Así como existen disparadores emocionales para caer en esta situación, tambien existen dos disparadores emocionales que nos sacarán más rápidamente de esto, y de cultivarlos antes de estar en las situaciones complejas, hasta evitarían que pasáramos por ese difícil camino.

Los disparadores que nos sanan y vuelven inmunes a la inestabilidad emocional son El Amor y La Fe.

El Amor nos mueve para dar lo mejor de nosotros, y la Fe nos elimina las dudas, porque Fe es creer que las cosas serán como deseamos.

La fuerza del Amor y la Fe son super poderosas y pueden hacer que los obstáculos más grandes se conviertan en polvo.

Para tener estabilidad emocional debemos desaprender muchos paradigmas en nuestra mente y nuestro espíritu que nos amarran a etiquetas psicológicas y nos generan una carga emocional insostenible, para reemplazarlos por pensamientos y emociones más simples pero más poderosas para nuestra existencia, basadas en el Amor y la Fe, que generen actitudes positivas, que siembren entusiasmo y pasión por vivir en forma diferente, agradeciendo el privilegio de existir, para que aportemos a nosotros y a los demás lo mejor a través de nuestra acciones de apoyo, trabajo, misericordia, caridad, enseñanza, guía, y todo lo que representa el amor a nuestros hermanos y a nosotros mismos.

Cuando abramos nuestra mente y nuestro espiritu para vivir en Clave de Amor y Fe, viviremos más felices y satisfechos.

Gracias Señor por enseñarnos que la Fe y el Amor curan la inestabilidad emocional y nos convierten en seres maravillosos.

Que Dios nos bendiga a todos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.