asertivos-matrimonio-vida

Ser Asertivos en el Matrimonio y en la Vida

Muchas veces somos ligeros en nuestras apreciaciones y nos dejamos llevar por la opinión de otros sin verificar la realidad por lo que podríamos ser muy imprudentes.

Es importante no emitir opiniones cuando no conocemos bien el tema. Y al hablar de algo o de alguien es fundamental que seamos asertivos.

Ser injustos trae consecuencias no deseadas. Para actuar con justicia hay que investigar a fondo las situaciones y las circunstancias de los hechos.

La terquedad de nuestro corazón a veces nos hace ser imprudentes.

Un ejemplo de esto es la relación de pareja que conduce al matrimonio y que muchas veces termina en un divorcio.

El divorcio es producto de la falta de comunicación y compromiso mutuo.

Cuando uno menos tiene es cuando más necesita a su pareja. Cuando hay problemas hay que cambiar de relación, no de matrimonio, esto es, comunicarse y apoyarse mutuamente para resolver juntos los problemas.

Las parejas no deben llegar al matrimonio sin una buena preparación para el nivel del compromiso que adquirirán mutuamente.

El hombre y la mujer fueron creados para la complementariedad. El uno para el otro.

Siempre existirán las diferencias entre todos los seres humanos, y eso es también aplicable para las parejas. El hombre y la mujer son distintos tanto físicamente como a nivel de su comportamiento. Esto es precisamente así para que se complementen y apoyen.

El matrimonio es unidad. Esto es, cuando decidimos ir al matrimonio lo hacemos para mantener la unión, para ello, como en toda decisión importante, hay que aprender a renunciar a todo aquello que hacíamos cuando estábamos solos, para luego hacer las cosas juntos con el compromiso mutuo basado en el amor. Dos pasan a ser uno solo.

El matrimonio es el sello del amor y la garantia del compromiso mutuo. Por esto no debe tomarse esta decisión a la ligera.

Es importante aprender a escuchar. Quien no escucha bien no puede discernir acerca de las cosas y por ende opina sin saber.

Para ser asertivos primero debemos ser buenos escuchando.

Los prejuicios siempre son malos.

Aprendamos a entender a los demás y razonemos las circunstancias para poder darnos una idea correcta del por qué pasan las cosas. Comuniquémonos bien con apertura, confianza y ganas de aprender para poder decidir y asertivos.

Que Dios nos bendiga a todos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.