amor-vs-poder

El poder corrompe. El amor sana.

Dios nos quiere libres, sin ataduras, vicios o pecados.

Al ser libres también debemos ser responsables. No podemos pretender que otros se responsabilicen por nosotros.

En el ejercicio de nuestra libertad podemos escoger nuestras convicciones y actitudes.

Si queremos ser felices debemos mantenernos firmes con nuestras convicciones.

Hay quienes dicen que todos tenemos un precio, sin embargo, hay que ser valientes y defender lo innegociable.

Nuestras convicciones se basan en nuestros principios, siendo fieles con nosotros mismos y con lo que nos enseñaron nuestros padres.

Hay gente tan pobre que lo único que tiene es dinero. Mientras que al mismo tiempo hay gente tan rica que aunque no tengan dinero reparten ejemplo en base a sus principios, capacidad de servicios y libertad.

Alguien me dijo que todos los dias sale un bobo a la calle y el que se lo consiga es de él. Mis principios y convicciones me enseñan que esto no debe ser así. Todos debemos servir a los demás y ayudar sin egoísmo ni prepotencia.

El ejemplo de Jesús es de servir sin esperar a cambio una recompensa.

Hay quienes tienen tan poca libertad que creen que el dinero es lo más importante en la vida.

Una de las principales enfermedades de la humanidad hoy en día es aquella en la cual las personas acumulan riquezas que no necesitan y ni siquiera van a usar en su vida. Mientras que a su alrededor ven como otros sufren sin tener lo mínimo.

Es por eso que los corruptos y corruptores son grandes pecadores. Duele mucho saber que este tipo de personas existen y lideran todo tipo de organizaciones.

Lo más importante en la vida es estar en paz con nosotros mismos. Esto se logra cuando servimos con amor.

El que sirve con amor anteponiendo los beneficios y derechos de los demás por delante de sus propios intereses, no solo ayuda y hace felices a otros, sino que recibe automáticamente las bendiciones de su propio amor.

La buena noticia es que hay mucha más gente buena que las que no lo son. A nuestro alrededor hay muchos héroes anónimos. Desde las madres que levantan familias sin el apoyo de un padre hasta quienes hacen guardias nocturnas para dar salud a los demás, pasando por los que crean fundaciones o participan en organizaciones humanitarias.

Es más rico un voluntario que un millonario o un funcionario con mucho poder.

El poder corrompe. El amor sana.

Es triste saber que hay personas que no entienden esto.

Dentro de lo que nos hace coherentes con todo esto, y que a veces cuesta mucho, está el Perdón. Debemos perdonar siempre manteniendo nuestro corazón limpio de todo sentimiento contrario al amor aprendiendo así a vivir espiritualmente.

Señor, hoy elevo mi corazón hacia ti para darte gracias por el privilegio de vivir y pedirte por la conversión de todos hacia el servicio, con coherencia, convicciones y principios basados en el amor..

Oremos por todos aquellos que necesitan conocer a Dios.

Que hermoso es poder ayudar con lo que esté a nuestro alcance. Gracias Señor por la oportunidad de haber aprendido esto con el ejemplo de mis padres, mis héroes del servicio y el amor al prójimo.

Que Dios nos bendiga a todos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.